Idiomas:
Inicio » Camas solares

Camas Solares y radiación UV

Camas solares inicio

Contexto - Los usuarios de camas solares se someten a dosis considerables de radiaciones UV artificiales para conseguir un bronceado complementario al obtenido al tomar el sol.

Sin embargo, existen pruebas de que la radiación UV puede ser perjudicial para la salud.

¿Qué consecuencias pueden tener las radiaciones UV procedentes del sol y de las camas solares en términos de salud y seguridad?

Informe de evaluación del Comité científico de los productos de consumo (CCPC)

Las respuestas a estas preguntas constituyen un resumen fiel del dictamen emitido en 2006 por el Comité científico de los productos de consumo (CCPC): " Opinion on Biological effects of ultraviolet radiation relevant to health with particular reference to sunbeds for cosmetic purposes" Más...

GreenFacts elaboró este resumen en virtud de un contrato firmado con la DG Sanidad y Consumidores de la Comisión Europea, que autorizó su publicación. Puede consultar esta publicación en europa.eu.
Derechos reservados© DG Sanidad y Consumidores de la Comisión Europea.

  • Fuente:CCPC (2006)
  • Resumen & Detalles: GreenFacts

1. Introducción

Las camas solares, que aparecieron en la década de los 70, no fueron de uso generalizado hasta los años 90. Estos aparatos emiten radiaciones ultravioletas (UV) con el fin de lograr un bronceado que aparece con unas pocas sesiones y que se acentúa si se aumenta el número de sesiones. Deberán transcurrir años antes de que podamos conocer todos los efectos de las camas solares sobre la salud; esto se debe a que algunas enfermedades que se sospecha que podrían provocar las camas solares, como el cáncer de piel, tardan mucho tiempo en aparecer. Más en inglés…

2. ¿Cómo afecta a la salud la radiación solar?

El riesgo de contraer cáncer de piel depende del tipo de piel
El riesgo de contraer cáncer de piel depende del tipo de piel
Fuente: Dr A.R. Young

2.1 Exponerse a la luz natural del sol proporciona algunos efectos beneficiosos. Gracias a ésta se produce vitamina D en el cuerpo, que es imprescindible para mantener en buen estado los músculos y los huesos, además de otros posibles efectos beneficiosos para la salud. Sin embargo, el consumo de alimentos ricos en vitamina D o de dosis adecuadas de ésta a través de complementos vitamínicos parece lograr el mismo efecto beneficioso. Más en inglés…

2.2 A corto plazo, la exposición a las radiaciones UV puede provocar quemaduras, empeorar enfermedades de la piel y afectar al sistema inmunológico. También puede provocar reacciones adversas en personas que toman determinados fármacos o utilizan cremas u otros productos que incorporan determinadas sustancias químicas.

Las radiaciones UV pueden dañar los ojos
Las radiaciones UV pueden dañar los ojos
Fuente: Honolulu Star-Bulletin

A largo plazo, la exposición a las radiaciones UV puede provocar cáncer de piel y un envejecimiento prematuro de ésta. El riesgo de contraer cáncer de piel depende de la dosis y del patrón de la exposición al sol, así como del tipo de piel. En el caso de los cánceres más mortales, el riesgo depende además de la edad, de características físicas como el pelo claro o la presencia de lunares y pecas, así como de antecedentes familiares de cáncer de piel. Más en inglés…

2.3 Las radiaciones UV pueden dañar además los ojos. A corto plazo, pueden provocar un cierto tipo de “quemadura ocular”, que consiste en una inflamación temporal, pero dolorosa, de la capa externa del ojo.

A largo plazo, las radiaciones UV pueden aumentar el riesgo de contraer diversas enfermedades oculares como las cataratas o el cáncer ocular. Más en inglés…

3. ¿Cómo afectan a la salud los diferentes tipos de radiaciones ultravioletas?

Las radiaciones UV procedentes del sol o de fuentes artificiales son, en esencia, iguales
Las radiaciones UV procedentes del sol o de fuentes artificiales son, en esencia, iguales

3.1 Las fuentes naturales y artificiales de radiación UV tienen efectos similares sobre la salud a corto plazo. Sin embargo, resulta muy difícil comparar sus efectos a largo plazo, debido a la escasez de datos disponibles.

Tanto las radiaciones UV procedentes del sol como las generadas por fuentes artificiales son, en esencia, iguales. Éstas abarcan tres tipos de radiaciones (UVA, UVB y UVC) que se diferencian por su longitud de onda. Sin embargo, la luz solar y la radiación procedente de fuentes artificiales diversas contienen dosis diferentes de dichos tipos de radiación. Por lo tanto, los riesgos para la salud podrían variar en función de la fuente de la que se trate. Más en inglés…

3.2 Por lo general, en comparación con las radiaciones UVA, las radiaciones UVB provocan una cantidad mucho mayor de efectos a corto plazo sobre la piel, por ejemplo el bronceado, quemaduras y daños genéticos. Se sabe también que las radiaciones UVB merman el funcionamiento del sistema inmunológico, extremo no confirmado en el caso de las radiaciones UVA.

Las radiaciones UVB son probablemente la principal causa de envejecimiento prematuro de la piel y de uno de los tipos de cáncer de piel. Sin embargo, se desconoce por el momento el papel de las radiaciones UVA y UVB en los tipos de cáncer de piel más mortales.

Las radiaciones UVC procedentes del sol no plantean problemas para la salud, ya que son absorbidas en su totalidad por la capa de ozono. Por otro lado, es poco probable que las radiaciones UVC procedentes de fuentes artificiales sean perjudiciales para la piel; sin embargo, pueden ocasionar graves daños oculares a corto plazo y, por lo tanto, no debería permitirse su presencia en camas solares. Más en inglés…

4. ¿Qué aspectos sanitarios y de seguridad deben tenerse en cuenta?

4.1 A corto plazo, la exposición a las radiaciones UV procedentes de camas solares pueden provocar efectos secundarios como reacciones dérmicas y una merma en el funcionamiento del sistema inmunológico.

A largo plazo, podrían aumentar el riesgo de padecer cáncer de piel y cáncer ocular, así como provocar el envejecimiento prematuro de la piel. Más en inglés…

4.2 Es posible que las personas que recurren con frecuencia a las camas solares cuenten con niveles más altos de vitamina D y una mayor fortaleza del hueso de la cadera. Muchas personas aseguran además sentirse mejor después de utilizar las camas solares, aunque no se ha encontrado todavía una explicación biológica para este fenómeno. Más en inglés…

5. ¿Qué límite debería establecerse para las radiaciones UV de las camas solares?

5.1 Las quemaduras solares provocadas por las radiaciones UV varían en función de la radiación total recibida en el transcurso de una sesión de bronceado, y no en función de la intensidad o duración de dicha exposición. Sin embargo, en un estudio sobre el cáncer de piel con ratones de laboratorio se demostró que con una misma dosis de radiaciones UV, existía un mayor riesgo de cáncer cuando se aplicaba una radiación más débil o intermitente durante un periodo más prolongado. Más en inglés…

Las sesiones de cama solar no deberían ser inferiores a 10 minutos
Las sesiones de cama solar no deberían ser inferiores a 10 minutos
Fuente: ProcessQLIO

5.2 Los límites que se consideran seguros a la hora de evitar los efectos a corto plazo de las radiaciones UV procedentes de las camas solares varían en función del tipo de piel. La dosis de radiaciones UV a las que se somete el usuario durante una sesión de bronceado debería ser lo suficientemente baja como para evitar las quemaduras. Además, para reducir el riego de quemaduras debidas a errores de cálculo del tiempo, las sesiones prescritas no deberían ser inferiores a 10 minutos. Las camas solares no deberían en ningún caso emitir radiaciones UV superiores a las del sol tropical.

A día de hoy, no es posible establecer un límite de seguridad para prevenir efectos a largo plazo como el cáncer de piel, ya que no se conoce ninguna dosis por debajo de la cuál desaparezca el riesgo de cáncer. Por lo tanto, cualquier límite que se establezca será arbitrario. Más en inglés…

6. ¿Cuáles fueron los comentarios suscitados por este informe?

Se animó a los sectores interesados a hacer comentarios sobre las conclusiones de este informe de evaluación elaborado por el Comité científico de los productos de consumo (CCPC) de la Comisión Europea.

Algunos miembros de organismos públicos de sanidad opinaron que no se incidía lo suficiente en los riesgos de las camas solares para la salud, mientras que representantes de la industria de las camas solares pensaban lo contrario. Varios de los comentarios versaban sobre los beneficios de la vitamina D para la salud. En líneas generales, se recogieron muchos comentarios sobre detalles concretos, pero ninguno afectaba a las conclusiones generales. Más en inglés…

7. Conclusiones sobre radiaciones UV y camas solares

Aunque las camas solares proporcionan algunos beneficios para la salud, el Comité científico de los productos de consumo (CCPC) de la Comisión Europea considera que es probable que su uso aumente el riesgo de padecer cáncer de piel y posiblemente también cáncer ocular.

Por ello, el CCPC estima que:

Es necesario llevar protecciones oculares durante el uso de camas solares
Es necesario llevar protecciones oculares durante el uso de camas solares
Fuente: consumer.org.nz. Photographer Murray Lloyd
  • Es necesario desaconsejar a las personas que presentan factores de riesgo de padecer cáncer de piel el uso de camas solares. Este grupo incluye a personas con piel clara, pecas, lunares atípicos o múltiples, o con antecedentes familiares de melanoma.
  • Es necesario llevar protecciones oculares durante el uso de camas solares.
  • Los menores de 18 años no deberían utilizar camas solares, ya que uso a edad temprana parece incrementar considerablemente el riesgo de padecer cáncer de piel. 

Más en inglés…


FacebookTwitterEmailDescargar (6 páginas, 0.2 MB)
Temas
Publicaciones A-Z
Versión impresa

Video